Parte semanal del estado del circuito

Parte semanal del estado del circuito

sábado, 27 de enero de 2018

Petrachema forzoso con esquís desde Linza. Ansó.

El miércoles pasado, 24 de enero, nos vimos obligados con Pablo a utilizar un recurso que solemos dejar para final de temporada con el fin de evitar porteos, el Barcal de Linza. La situación a día de hoy ha cambiado gracias a la nevada de ayer. Entre 20 y 25 centímetros de nieve nueva han modificado para bien el panorama reinante.




En la zona las porteadas en enero no deberían ser normales, pero esta temporada las cosas no van finas. La zona del Chinebral y Gorrreta tenía porteada por el bosque hasta el barranco del Chinebral y desde Linza por el Sobrante hacia La Mesa, Paquiza y Petrachema tenían porteada hasta la Foya de Petrachema.




La zona del Barcal de Linza es un valor seguro para no portear y salir con los esquís calzados desde Linza hacia Petrachema, Sobarcal o el Mallo de Lacherito. Esta vez optamos por Petrachema. Mientras que el día anterior el sol hizo un buen trabajo de transformación, este día un viento frío mantenía la nieve algo dura incluso en las laderas bien orientadas a los rayos lo que nos hizo utilizar las cuchillas en los tramos mas expuestos.




En el Collado de Petrachema decidimos poner cuchillas para enfrentarnos a la pala final. Aunque hubo un momento de duda de pasar a crampones, finalmente en los tramos más altos la cosa mejoraba gracias al mayor tiempo de insolación y llegamos a la punta de forma cómoda con las cuchillas.




No éramos solos los que habíamos optado por esta ruta, un tanto forzada por otra parte, por la situación descrita, y estaba claro que era una buena opción.




En la punta, mientras disfrutábamos con las impresionantes vistas, hacíamos algo de tiempo para ver si la nieve transformaba lo suficiente y tampoco éramos los únicos que lo hacían.




Cuando decidimos echarnos hacia abajo vimos como, aunque algo dura, la nieve permitía girar en condiciones y la pala de Petrachema dejaba disfrutar. 




Después, Barcal de Linza abajo, intentábamos evitar la sombra y buscábamos el sol como las lagartijas para pillar la nieve buena y no meternos en el mazacote duro de las sombras.




La bajada por la Foya Manaté y la Foya de Los Ingenieros nos llevó hasta Linza sin descalzar los esquís. Habíamos disfrutado sin porteos de una buena esquiada en un buen día. ¡Todo un lujo!.