Parte semanal

Parte semanal

viernes, 17 de febrero de 2017

Circular a Bernera con esquís desde Lizara

Hacía días que no quedaba con Peyo para ir a esquiar y me apetecía. El miércoles pasado coincidimos en Zuriza y le comenté la posibilidad de salir hoy viernes a dar una vuelta hacia El Bozo. Esta mañana, poco pasaban de las 9 de la mañana, salíamos con esquís calzados desde Lizara hacia el Collado del Bozo,... ¡así da gusto!.




Toda la subida hacia el Collado del Bozo la disfrutamos de lo lindo pensando en como íbamos a coger la nieve por esa zona a la bajada. Con estos pensamientos y comentando el tiempo que hacía que no pasábamos por allí, nos plantamos en el collado casi sin enterarnos.




Al llegar al collado todo lo que veíamos estaba espectacular, el tiempo acompañaba y las laderas, cualquiera que mirásemos, estaban de lo más tentador, hasta para quitarnos la idea del Bozo y tirarnos hacia el Valle de Rigüelo y luego ya se vería.




Tras un rato de mirar las posibilidades nos dirigimos hacia nuestro objetivo ....??? que seguía sin estar claro, pero una buena huella hizo que tomáramos dirección hacia el Bozo.




La huella hacía un flanqueo algo alto para ir al Bozo, además se estaba tan bien al sol que la subida en sombra hacia el pico previsto dejo de llamarnos tanto la atención. Pensamos en ir hacia Olibón, pero nos juntamos con un par de navarros que nos comentaron que iban a hacer una circular a Bernera




Ante semejante indecisión optamos por hacer nosotros lo mismo. Rápidamente remontamos hacia la Ruabe de Bernera y luego hacia la punta más alta del macizo de Bernera dando vista al Bisaurín.




El monte estaba espectacular y el día no se quedaba atrás. En la cima de Bernera echamos un bocado mientras la cámara no paraba de tirar fotos (yo creo que hasta ella sola).




Les pregunté los nombres a los dos navarros, pero también les amenacé con que tenía mis dudas de acordarme. Efectivamente, mis amenazas se han cumplido y no me acuerdo de sus nombres y eso que han pasado pocas horas.




Después de echar unas fotos y pasar un agradable rato, seguimos para completar el día. 




Aunque la orientación hacía que la nieve estuviese algo cambiante y no todo lo cómoda y facilona como la que habíamos visto al subir, aún permitió disfrutar en algún tramo de la bajada.




En las partes más bajas, la nieve crema transformada permitía girar sin esfuerzo y el hecho de no llevar una hora muy tardía, hizo que disfrutásemos hasta el refugio sin que se pusiera pesada en exceso.


Buen día de monte, con buen ambiente hasta el final, donde la nieve, el sol y el paisaje resultaron una buena combinación para disfrutar de otra salida con esquís. 
Como me ocurre últimamente, el GPS hizo de las suyas así que el track otra vez tendrá que ser creado sobre mapa.



(Creado sobre mapa)




jueves, 2 de febrero de 2017

Esquí de travesía en Ansó. Anzotiello desde Las Eras.

La previsión meteorológica para el sábado pasado, 28 de enero, era que iría despejando poco a poco conforme avanzara el día. Salimos nevando desde Las Eras hacia Anzotiello, Pablo, Jaime, Ruben y yo con la esperanza de que las previsiones se cumplieran.




Teníamos ganas de probar el ascenso con esquís por las trochas del Solano de Las Eras que se limpiaron el año pasado, completando así otra de las partes de la propuesta que hizo Casa Baretón en el año 2010 para crear el Circuito de Raquetas de Las Eras. No solo tenía como único objetivo el circuito en sí, sino que se completaba con actuaciones como esa que permitían muchas más opciones, como se está demostrando poco a poco.




Mientras subíamos por el bosque, paró de nevar y, antes incluso de salir a la tasca, ya se abrían grandes claros y empezábamos a ver el sol. Esto nos animó bastante y ya veíamos claro que las previsiones se iban a cumplir.





Tras un buen rato de dudas propiciadas por una intensa niebla y de nuevo pensar en que la previsión se iba a equivocar, el cielo se abrió volviendo a colocar la euforia del grupo por las nubes.





Y no era para menos, encontrarte ya en cierta cota elevada, con una fina capa de nieve polvo reciente sobre una base estable y con una visibilidad extraordinaria, permitían sonrisas en nuestras caras miraras a quien miraras y miraras a donde miraras.




Una pequeña liada justo antes de llegar al pico, nos hizo colocarnos en su arista escarpada. Yo opté por echar los esquís en la mochila, Pablo volvió a por ellos para corregir la traza y Jaime y Ruben se decantaron por un almuerzo tranquilo mientras Pablo y yo nos juntábamos en la punta.




Todos disfrutamos de la metedura de pata, eso sí, cada uno a su manera.





Mientras veíamos todo lo que teníamos alrededor recordábamos la incertidumbre pasada hacía un rato por la niebla y, aunque poco, aún quedaba un pequeño temor a que se nos volviera a echar y no nos permitiera disfrutar de una bajada con la perfecta visibilidad que teníamos.




Rápidamente nos dispusimos a disfrutar de la esquiada y nos volvimos a juntar todos con la sonrisa de oreja a oreja por lo a gusto que dejaba esquiar la nieve. De esas que, aunque no sepas, parece que esquías con una técnica exquisita.




Tras esquiar la pala, nos tentó subir caprichosamente el cerro que lleva a Quimboa Alto solo por la buena pinta que tenía. Mientras Jaime nos esperaba, Rubén, Pablo y yo tiramos para arriba.




Al dudoso funcionamiento de mi GPS últimamente, se unió mi falta de previsión, y justo cuando subíamos hacia Quimboa me quedé sin pilas. ¡Otro día sin track de verdad!, y sin poder comprobar si sigue dando errores y problemas.





Tras la bajada del cerro, todos juntos de nuevo, disfrutamos de una nieve espectacular por el mismo recorrido de ascenso.




Una entretenida bajada de supervivencia por la trocha del solano de Las Eras, ahí ya si con la nieve transformada, pusieron fin a un día que había empezado con incertidumbre y que fue mejorando conforme avanzaba la jornada, pasando a un segundo o tercer o cuarto plano, las liadas y los fallos de la tecnología.




(Creado sobre mapa)